top of page

Día 4: El Miedo que nos Impulsa

A veces, conseguimos disminuir una sensación molesta como la ansiedad o miedo, pero como no hemos resuelto la razón de fondo, suele suceder que al cabo de un tiempo las sensaciones que nos resultaban incómodas vuelvan. Existen muchos tipos de miedo, el miedo al fracaso, el miedo al rechazo, el miedo a la pérdida de poder y el miedo al cambio.


De ahí la importancia de escuchar el mensaje que esa emoción nos está diciendo: “ óyeme… escúchame… necesitamos proteger…..esto o aquello”. Cuando “escucho” a mi propio diálogo interior, lo que yo mism@ me digo sobre el miedo, y lo atiendo, ese miedo nos protege y se calma.


Ese diálogo interior cobra mucha importancia ya que me impulsa a dejar a un lado a esa voz interna que opina, juzga, critica a mis sensaciones de miedo y eso me debilita.

Reconocer mi miedo y mi capacidad de proteger, me impulsa, me empodera, y eso solo lo puedo hacer manteniendo mi mente en el presente.

“El contrario del amor no es, como muchas veces o casi siempre se piensa, el odio, sino el miedo de amar, y el miedo de amar es miedo de ser libre” - Paul Freire

Cuando amamos a alguien, como a nuestros padres, nuestros amigos, nuestra pareja, los hijos, o los nietos y los vemos en peligro, sentimos dentro de nosotros una fuerza interior que nos impulsa a protegerlos sobre cualquier cosa, a veces hasta de forma irracional. Ahora, ante esta crisis mundial, el miedo nos impulsa a protegernos con otro tipo de herramientas, ya que no podemos ir al “exterior”, si podemos ir a nuestro “interior” y recuperar la fuerza de la ternura, la fuerza del apoyo mutuo, la fuerza de la comprensión, la fuerza de la empatía, la fuerza de la compasión.

5 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page